La minería es básica para la subsistencia

La minería es básica para la subsistencia humana y te rodea de forma permanente en el diario vivir sin notarlo a primera vista, por ejemplo: el escritorio que tu ocupas la minería estuvo ahí,   por el serrucho que lo corto, la maquinaria que lo transporto entre otros factores, es mismo lápiz que usamos a diario contiene derivados del petróleo y en su punta un ente metálico que nos permite escribir ,si se sigue viendo más allá encontramos que la energía eléctrica es minería por los conductores de cobre, fierro carbón ,entre otros, en los alimentos también encontramos minería, por ejemplo la sal que usamos para sazonar distintas preparaciones; y si se hila aún más fino todo proceso humano conlleva el uso de la minería directa o indirectamente.

Las regiones que fomentan la minería puedan acceder a una gran fuente laboral por la cantidad de empleos indirectos que genera una pequeña mina, dado que ocupa innumerables enseres y encadena la producción, el trabajador pone su esfuerzo arrancando la riqueza del cerro y esa simple piedra se convierte en divisas para el país y con parte de esos ingresos hace funcionar el comercio y los servicios.

Si esto lo enfrentamos en esta región, busquemos lavaderos de oro donde el trabajador con una simple challa (adminiculo minero en forma de gorro chino vietnamita o lavatorio convexa) que con un movimiento circular por el especifico del oro y con agua se logra limpiarlo y obtener el oro físico donde ese gramo puede valer $10.000 pesos chilenos, existe otro medio de extracción del oro de los ríos es  través de la cuna que meciéndola también se lava el oro y este es atrapado por arpilleras o sacos paperos.

Todo lo anterior es de fácil implementación, en donde con políticas municipales, regionales y con poco presupuesto se pude dar el apoyo para que los trabajadores interesados puedan incorporarse a este rubro.

Las informaciones necesarias pueden ser requeridas en la asociación minera de la zona.

Vanessa Marcó B.
Ingeniera Comercial
Finis Terrae
Joaquín Marcó H.
Gerente General
Mina Condesa

No todo puede ser malo

Señor director.

Una duda bastante razonable que surgió a medida que la pandemia recrudecía en nuestro país (debido, probablemente, a que el aumento de contagios parecía volver cada vez más real la posibilidad de cada uno de nosotros de caer enfermo), fue la del costo de una hospitalización. Especialmente, en los casos más graves, cuando esta debe darse en sala UCI. A continuación, dejo un breve extracto de una entrevista, que permitirá al lector hacerse una idea.

” El coordinador del Comité Covid del Servicio de Salud Concepción, Miguel Aguayo Castillo, explicó que un hospital podría recibir hasta cerca de $3 millones por una persona que ocupó una cama “común” durante una semana.

Sin embargo, esto se incrementa hasta los 18 millones de pesos si un paciente es derivado a la UCI por el doble de tiempo, donde se deben considerar los gastos médicos asociados.”

https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2020/05/29/cuanto-cuesta-una-hospitalizacion-covid-19-chile.shtml

Como cabe imaginarse, no hay quien pueda entusiasmarse ante la perspectiva de tener que desembolsar semejante suma. En este contexto, se anunció el primero de este mes, un seguro de vida que beneficiará a más de 235 mil funcionarios de salud, tanto de hospitales como de atención primaria. Este contempla un capital de 7,2 millones de pesos, y estará vigente hasta el 31 de diciembre de este año.

https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2020/05/29/cuanto-cuesta-una-hospitalizacion-covid-19-chile.shtml

En muchas áreas se ha cuestionado el actuar ministerial. Sobre las cifras de contagiados, muertos y recuperados, las formas de reportarlas, las cuarentenas y como se han implementado, entre otras cosas. La justicia, sin embargo, obliga que se reconozcan tanto los fallos como los aciertos. No quiero ser percibido como alguien que busca defender a ultranza al ministerio, o al propio ministro. Solo se me dio la oportunidad de escribir una columna, y poco puedo contribuir si me limito a criticar las mismas cosas que todo el mundo. Escaso puede ser mi aporte si pretendo ser una voz más en un coro donde todos cantan la misma nota.

Los errores, fracasos, y tragedias de nuestro sistema de salud serán (y han sido) representados con sus más vivos colores por más de una persona, y por más de un medio. Por eso, preferí centrarme en este tema para escribir esta modesta columna. Porque al menos hubo el sentido común para preocuparse por una urgencia muy concreta y muy práctica, se buscó responder una duda muy real, que no me cabe duda han tenido muchos trabajadores de la salud: Si me enfermo de esta cuestión ¿Cómo cresta lo pago? Bueno, ya sabemos cómo. Y me parece bien, el ministerio ha hecho lo que correspondía, y ha buscado como cuidar a su gente.

Eduardo Margulis Viveros
Estudiante Medicina UNAB

#BloqueaAlCompatriota

Carta enviada en el contexto del 18 de Octubre

Y comenzó… hoy es la noche en que oficialmente como chilenos dejamos de escucharnos, por lo menos quienes habitamos las redes sociales. Con el hashtag #BloqueoAlMarxista y #BloqueoAPinochet se desarrolló la oportunidad para dejar de desafiarse. En el ambiente que vivimos este texto se interpretará como una defensa de un lado o el otro, dependiendo del lector, pero el tema es que uno nunca debería dejar de enfrentar la marea adversa; mucho menos tapándose ambas orejas y diciendo lero lero. Parecería ser un reflejo de lo que se viene en las elecciones presidenciales e incluso municipales próximas, extremismos impulsados por una gran cantidad de variables, y más aún con el crecimiento a nivel mundial de tales movimientos; solo desearía que el diálogo no fuera tan fácil de ser masacrado.

Felipe Carvajal Brown Marcó
Estudiante Ingeniería en Construcción

La burocracia sabotea el avance académico

A modo de contexto esto fue dirigido a un instituto por la falta de investigación en el mismo, el tema fue solucionado y borré los nombres por lo mismo.

Sr. Director:

Después de recibir rechazos a costa de la burocracia educativa, me quedé con una traba en la cabeza que tenía que descargar. Somos el país que menos invierte en investigación y desarrollo de la OCDE, si bien no es una noticia nueva, es recalcada por el pequeño enfoque que se le da en institutos y universidades. Soy estudiante de Ingeniería en el IP X. Antes de abordar el tema quiero recalcar lo bien posicionado que está el instituto, no sólo por su respaldo de la Universidad X, sino también por su completo programa académico en mi área. Demás está decir la calidad humanista de muchos profesores ahí.

Siendo estudiante de pregrado con ambiciones, espero algún día realizar un programa de postgrado, particularmente relacionado con la mecánica. Para ello estoy haciendo los esfuerzos por desarrollar las materias que necesitaré y que mi carrera no me entrega al ser de ejecución. Uno de lo mecanismos que busco es publicar un trabajo académico, con la esperanza que una de las muchas revistas en el mundo de investigación de pregrado me la acoga. Para ello necesito utilizar unas herramientas de laboratorio de materiales. Para ser lo más breve posible, conseguí que un profesor de la Universidad de Concepción tuviese el interés de apoyarme, dejándome utilizar su laboratorio a cambio de un permiso de mi instituto. En el mismo, un secretario tajantemente me rechazó la posibilidad, citando la inexistencia de investigación en el instituto y la vía “privada” que yo estaba abordando. Básicamente, burocracia con un dejo de excusas. Después conseguí contactar al jefe de departamento de la escuela de construcción en X, quien tuvo, como el profesor de la X, una estupenda disposición a ayudarme. El problema? Las normas de la institución no lo permitían.

Espero que cuando los líderes del mañana se jacten de querer impulsar el desarrollo de la región de Ñuble, consideren las trabas burocráticas que me intentaron impedir la realización de una investigación de pregrado desde la ciudad que me acoge. No me voy a rendir. No voy a dejar de preguntar y molestar si es necesario para avanzar mi aprendizaje. Adoro Chillán, y al institut, que me entrega una gran base para mi desarrollo futuro, pero nunca dejemos de lado el empujar el techo.

Felipe Carvajal Brown Marcó
Estudiante Ingeniería en Construcción

Un comentario…

Se debe ponderar en su justa medida la responsabilidad del gobierno y el de la ciudadanía, respecto de la pandemia covid_19. No es de extrañar que se culpe a los más pobres, a los extranjeros, a los más jóvenes, diariamente de manera majadera a través de la tv y los medios de prensa. Queda en evidencia que la estrategia comunicacional oficial es endosar la culpa a la ciudadania, para así relativizar y diluir la propia. Solo hay que preguntarse quien ha tenido y tiene la fuerza y el poder sobre el otro, para imponer su voluntad. Quien tiene el respaldo legal, las policias, las FFAA, un parlamento coaptado, una prensa obsecuente. O acaso sólo bastó la voluntad de millones de personas al manifestarse en la calles, para cambiar el gobierno, el modelo económico y la Constitución?. ¿Quien tiene el poder y la fuerza para imponerse?

Fernando Britto
Ingeniero Comercial