La burocracia sabotea el avance académico

A modo de contexto esto fue dirigido a un instituto por la falta de investigación en el mismo, el tema fue solucionado y borré los nombres por lo mismo.

Sr. Director:

Después de recibir rechazos a costa de la burocracia educativa, me quedé con una traba en la cabeza que tenía que descargar. Somos el país que menos invierte en investigación y desarrollo de la OCDE, si bien no es una noticia nueva, es recalcada por el pequeño enfoque que se le da en institutos y universidades. Soy estudiante de Ingeniería en el IP X. Antes de abordar el tema quiero recalcar lo bien posicionado que está el instituto, no sólo por su respaldo de la Universidad X, sino también por su completo programa académico en mi área. Demás está decir la calidad humanista de muchos profesores ahí.

Siendo estudiante de pregrado con ambiciones, espero algún día realizar un programa de postgrado, particularmente relacionado con la mecánica. Para ello estoy haciendo los esfuerzos por desarrollar las materias que necesitaré y que mi carrera no me entrega al ser de ejecución. Uno de lo mecanismos que busco es publicar un trabajo académico, con la esperanza que una de las muchas revistas en el mundo de investigación de pregrado me la acoga. Para ello necesito utilizar unas herramientas de laboratorio de materiales. Para ser lo más breve posible, conseguí que un profesor de la Universidad de Concepción tuviese el interés de apoyarme, dejándome utilizar su laboratorio a cambio de un permiso de mi instituto. En el mismo, un secretario tajantemente me rechazó la posibilidad, citando la inexistencia de investigación en el instituto y la vía “privada” que yo estaba abordando. Básicamente, burocracia con un dejo de excusas. Después conseguí contactar al jefe de departamento de la escuela de construcción en X, quien tuvo, como el profesor de la X, una estupenda disposición a ayudarme. El problema? Las normas de la institución no lo permitían.

Espero que cuando los líderes del mañana se jacten de querer impulsar el desarrollo de la región de Ñuble, consideren las trabas burocráticas que me intentaron impedir la realización de una investigación de pregrado desde la ciudad que me acoge. No me voy a rendir. No voy a dejar de preguntar y molestar si es necesario para avanzar mi aprendizaje. Adoro Chillán, y al institut, que me entrega una gran base para mi desarrollo futuro, pero nunca dejemos de lado el empujar el techo.

Felipe Carvajal Brown Marcó
Estudiante Ingeniería en Construcción